De negro y largo, Cristina